La especialización marca la diferencia.

76188

En los últimos tiempos se ha optado por la dinamización de algunos cultivos, ya que como ocurrió con el tomate hace años los productores obtenían un margen de beneficio mínimo, por lo que, para diferenciarse dentro de los mercados, decidieron cultivar especialidades del mismo cultivo, para así aspirar a algo más de rendimiento económico.

Pues, algo parecido esta ocurriendo en los cultivos mayoritarios de la provincia, como anteriormente nombrado, el tomate, le siguen pimiento y pepino, de forma que cada campaña son mas las explotaciones dedicadas a especialidades, como pepino snack, Palermo sweet baby, etc.

Un riesgo el cual los agricultores están dispuestos a asumir ya que cultivar este tipo de variedades conlleva más inversión económica, ya que simplemente el echo de la compra de semilla o la siembra conlleva el doble de coste, respecto a las variedades típicas.

El aumento de producción y volumen de superficie de pimiento y pepino ha provocado que se opten por la especialización, buscando así nuevos mercados y ampliando los ya existente. De forma que estas mismas especialidades han tenido un crecimiento exponencial en los últimos cinco años, ya que, aunque el rendimiento económico es más o menos igual, el precio en mercado es más o menos estable.

Este tipo de cultivos necesitan un manejo diferente y una mayor inversión laboral ya que al igual que con la semilla, el coste de mano de obra también es casi el doble, por que muchas de estas especialidades necesitan mas destalles o ser entutorados, por ejemplo. Aparte de que en su mayoría son de un peso y tamaño muy reducido, por lo que la recolección es mucho más entretenida y duradera. También, tienen alguna limitación mas en cuanto limites LMR, y normalmente el mercado las pide en determinadas épocas del año.

Hasta ahora esta especialización ha sido rentable, ya que la producción ha estado muy limitada a la demanda, por lo que su cotización en mercado era alta, en los últimos años, esta limitación está siendo más flexible, de ahí su crecimiento de producción, repercutiendo en la cotización de mercado, ya que en algunas épocas del año, la producción supera la demanda, bajando el precio y repercutiendo en el margen de producción del cultivo.

Uno de los mayores problemas que tienen este tipo de cultivo es su alto coste de mano de obra por lo que terceros países son los que más están aumentado su producción creando esa inestabilidad de mercado que durante algunos años se mantenía estable.

Comparte este Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email