Las lluvias, son necesarias para nuestra agricultura, pero también nos producen problemas.

dd58b3e4-8e77-4c17-8973-6993be815676

Las pasadas lluvias, aparte de haber sido bienvenidas, debido a su manera de caer, ya que se han producido de una manera repartida y uniforme, sin provocar daños, de los que por desgracia estamos acostumbrados.

Han dejado visibles daños en algunos productos de piel mas fina como puede ser, el tomate o el pimiento, produciendo en ellos rajado de sus paredes o pequeñas grietas que no llegan al interior del fruto, denominados en el campo como cracking o micro cracking.

Que aunque por regla general suelen ser varietales, la aparición de estas fisiopatias, también se ven muy influenciadas por las lluvias, ya que en consecuencia de las altas humedades producidas por estas , la acumulación de agua en los hombros de los frutos y las bajadas de conductividad producidas en los suelos, son condiciones mas que favorables para su aparición.

No obstante, deja nuestro fruto, no comercial e irá a la conserva perdiendo así, rendimientos.

Hay algunos métodos que suelen servir de ayuda, pero no son una solución para erradicar el problema, ya que como anteriormente se ha mencionado suele ser varietal, pero un pequeño blanqueo , cuando vemos que el cultivo esta llegando a una altura cercana al emparrillado y  nos encontramos encarando el invierno y con ello algunas lluvias puede ayudar, ya que con esta acción lo que intentamos paliar son diferencias térmicas bruscas o que algunas caras de nuestros frutos cojan una temperatura elevada que son condiciones más propias del microc racking o la recolección en verde de esos frutos altos , porque durante los procesos de maduración es cuando mas se hace notar, en cuanto al cracking que son rajas mas profundas y visibles por regla general aparece por la bajada de conductividad del suelo, que con un riego corto con una elevada conductividad nos ayudara a evitar esas rajas mediante la equiparación del potencial osmótico.

Otras acciones que pueden ser de ayuda son, la buena nutrición del cultivo desde el principio y aportes de calcio o boro, que son unos de los principales elementos en dar elasticidad y favorecer la elongación celular de las paredes de los frutos.

Comparte este Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email