El buen trabajo de la colmena dependerá de las condiciones que le demos.

IMG-20210415-WA0017

En los cultivos de sandía y melón el rendimiento y calidad de la producción va a depender de los 7-15 días en los que tenemos la colmena dentro, en estos días son los más importantes de todo el ciclo de cultivo ya que va a ser donde podremos obtener unos rendimientos u otros.

Y todo va a ser gracias a las abejas que incorporamos a nuestro cultivo, y que tendremos durante ese corto espacio de tiempo. Evidentemente, no todo dependerá de ellas, ya que hay otros muchos factores que nos pueden influir.

Pero, mantener la colmena  en sus mejores condiciones nos ayudará a que la abejas realicen el trabajo de la forma más eficiente posible, ya que por ejemplo, en el cultivo de la sandía, para que una flor sea fecundada se necesitan en torno unos mil granos de polen y eso supone que la abeja debe visitar la flor unas 15 veces, mientras que es viable es por eso que debemos de intentar que la colmena se encuentre lo más a gusto posible, para que todo su trabajo este centrado en la visita de flores.

Es bastante común, llegar a las explotaciones y ver la piquera de la colmena llena de abejas aleteando, en ese momento se encuentran refrigerando la colmena, y son ese tipo de acciones son las que tenemos que evitar, ya que, si no es necesario que hagan esa ventilación, estarán en el cultivo.

Hay muchas formas en la colocación de las colmenas, pero muchos apicultores coinciden en colocarlas en las bandas para poder bajar la banda y las telas y abrir a abeja un espacio al interior, aparte de colocarles una plancha de poliespán sobre la colmena y a ser posible un recipiente con agua cerca de la misma. Al colocarlas de esta manera, garantizamos a la colmena unas condiciones menos extremas de calor, garantizando la supervivencia y el buen trabajo de la misma.

También es bastante común ralentizar el trabajo de las abejas, por tratamientos que hemos dado sin tener en cuenta los días que íbamos a tardar en introducirla llegando en algunos casos que hasta la semana no ha salido una abeja de la colmena, por eso es muy importante tener en cuenta los tratamientos y los días que nos falta para introducir la colmena ya que, por un descuido, podemos echar la campaña por alto.

También, es bastante común, situaciones en las que se han dado tratamientos con las colmenas dentro, aunque no se usen productos que pueden dañar a la abeja, o se trate cuando aún están dentro de la colmena, cualquier tratamiento que demos va a ser perjudicial para el buen funcionamiento de la misma.

Y por último los plásticos, es quizás la situación más común y repetitiva que nos podemos encontrar, en la nos toca cambiar el plástico y lo cambiamos sin tener el tiempo necesario para que pierda los aditivos y deje penetrar la luz ultravioleta, que es la que necesita la abeja para ver, y más o menos tarda en perder eso entre 6-8 meses o casos , que hasta que no se ha vuelto a quitar no ha trabajado ni una abeja. En estos caos lo que se suele hacer, es abrir el plástico, pero es una acción que puede perjudicar el cultivo, pero no hay otra forma, la mejor forma seria tener en cuenta la fecha de cambiar el plástico para así calcular que haya pasado ese periodo de tiempo.

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email