El triturado de cultivos, ejemplo de economía circular

ce3becbe-614c-4ab0-927c-8c87d929d968

Desde hace muchos años, un gran número de agricultores se han hecho la pregunta de, si trituran las plantas o las sacan de la explotación para posteriormente ser llevadas al vertedero correspondiente.

Muchos, probaron algún trozo de sus fincas y han ido viendo los efectos que produce esta acción en su suelo y en el siguiente cultivo, y con el paso de los años, se ha convertido en una acción habitual campaña tras campaña. Aparte de que sea bueno o malo para nuestro suelo y cultivos, que a continuación lo desarrollaremos, es una acción más, de las tantas que se realizan en el campo, que son ejemplo de economía circular, un término que se ha hecho muy popular en los últimos años y en el que se debería de hacer más hincapié, debido a la mala fama que se da a la agricultura Almeriense.

Pues bien, la agricultura Almeriense es de las que mas llevan a cabo este termino, porque si comparamos con cualquier industria no habría por donde comenzar a enumerar todo aquello que volvemos a introducir en nuestras tareas diarias y ellas no, por mucho que publiciten que si lo hacen.

El triturado de matas es un ejemplo de economía circular, ya que ni siquiera llegan a salir los restos vegetales de la explotación, y es una acción que a la larga nos producirá más beneficios, que desventajas, ya que, estamos incorporando a nuestro suelo unos restos vegetales que en su gran mayoría poseen una gran masa foliar y esto aporta a nuestro suelo un pequeño aporte de nutrientes y un aporte de materia orgánica periódico, porque sí es cierto que el triturado de matas no nos va a incrementar el porcentaje de materia orgánica como un estiércol, pero nos ayudará a mejorarlo con el paso del tiempo, ya que, el triturado no sustituye la incorporación de estiércol o compost , pero si lo complementa, aparte de esto, también ayuda a mejorar aspectos sobre la estructura de nuestro suelo,  mejorando la retención de agua, aireación y porosidad, entre otras.

Pero una de las ventajas que más nos podría ayudar, sería la de triturar las plantas y colocar el plástico de solarización, para así, potenciar la descomposición, e intentar llevar a cabo una biosolarización, pero para esto, habría que colocarla cuando los restos aun estén verdes y junto con la humedad y el calor, para así, llegar a la fermentación de las mismas, y ese proceso sea más efectivo, ya que poco a poco nos vamos quedando sin herramientas para poder eliminar de nuestros suelos organismos nocivos que nos influyen en el normal desarrollo de nuestros cultivos.

En definitiva, el triturado de matas es una acción muy recomendada, que, aunque suponga el mismo coste económico que sacarlas de la explotación, se realiza con menos trabajo y contribuimos a esa economía circular, ya que sabemos que nuestros restos vegetales no han salido de donde entraron.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email