Entrevista a Martin Koppert, Director Comercial Agricultura al Aire Libre de Koppert:

2022.10.24_KOPPERT

“Las soluciones biológicas ofrecen múltiples beneficios para los
cultivos al aire libre”

Las soluciones biológicas y sostenibles para enfermedades y plagas
están ganando terreno en la agricultura. En los últimos años, Koppert
ha desarrollado una gama de soluciones biológicas para cultivos al aire
libre y hemos conseguido una gran experiencia en varios continentes

“Hemos desarrollado soluciones biológicas para la horticultura
durante 55 años. Hace once años, decidimos empezar a centrarnos
también en los cultivos al aire libre, ya que es un área donde las
soluciones sostenibles pueden marcar una gran diferencia”, explica
Martin Koppert, Director Comercial de Agricultura al Aire Libre de
Koppert. “Hemos conseguido una gran experiencia durante mucho tiempo
con nuestra gama integral de soluciones biológicas para frutas y
hortalizas en cultivos protegidos. _Aliados con la naturaleza_
(_Partners with Nature)_ es nuestra recompensa y lo que
representamos”.

“Tras el desarrollo y la introducción de productos beneficiosos para
el control natural de plagas y de abejorros que ayudan a una
polinización óptima, ahora nos hemos centrado en desarrollar productos
microbiológicos. Principalmente nematodos, bacterias y hongos,
utilizados para abordar enfermedades y hacer cultivos más resilientes y
productivos, incluso frente a hongos como _Fusarium_ y_ Sclerotinia._
Desde el principio, vimos el potencial que estos microbiológicos
podían ofrecer para los cultivos agrícolas. Son más fáciles de
escalar, y para esta industria en particular, los grandes volúmenes son
esenciales. Al principio, la tecnología todavía no era capaz de
aplicarse exitosamente en estos productos a una gran escala, y por tanto
no eran asequibles. Hoy en día, las cosas son diferentes y es mucho
más fácil aplicar con éxito estas soluciones en el mercado. Como
resultado, también estamos viendo un incremento en las oportunidades de
introducir estos beneficios en cultivos al aire libre”, añade Martin
Koppert.

Líderes en Brasil

Las primeras experiencias del uso de microorganismos a gran escala
fueron en Brasil, el mercado agrícola más grande del mundo. “En
Brasil, Koppert ha desarrollado un amplio porfolio de productos para los
principales cultivos industriales, como soja, maíz y caña de azúcar.
Este porfolio no solo incluye productos microbiológicos, sino también
estimulantes de plantas y macroorganismos beneficiosos. Hemos
desarrollado soluciones técnicas para aplicar estos productos a gran
escala. Los drones han jugado un importante papel para ello”.

Estos esfuerzos están empezando a dar sus frutos. “Nos hemos
convertido en el líder del mercado en Brasil. Nuestras soluciones
sostenibles ahora se usan en más de cinco millones de hectáreas.
Brasil fue la experiencia de aprendizaje perfecta para nosotros en
términos de establecer un protocolo biológico sólido y
económicamente beneficioso para cultivos a gran escala”.

Base sólida para el despliegue

Durante años hemos ganado una importante experiencia en el desarrollo y
uso de soluciones sostenibles en la industria agrícola en otras partes
del mundo, incluyendo varios países europeos. “Con esas bases de
conocimiento y experiencia estamos listos para dar nuevos pasos. En
términos específicos, esto significa un futuro despliegue de
soluciones biológicas en Europa durante los próximos años. Ya hemos
seleccionado una serie de cultivos objetivo para el desarrollo de
soluciones completas: las uvas y las frutas, por ejemplo, son mercados
importantes para Francia, mientras que los cítricos son esenciales en
España”, explica Martin Koppert.

“Estamos constantemente en desarrollo. Nuestro departamento de
investigación está desarrollando nuevos hongos capaces de combatir
enfermedades de suelo con tanta eficacia como Trianum, basado en el
hongo _Trichoderma harzianum_. Queda mucho por venir. Para nosotros,
¡el límite es el cielo!”, asegura Martin Koppert.

Trabajo conjunto

Los agricultores pueden empezar a usar los productos que tenemos
disponibles como parte de un sistema integrado. En la mayoría de los
casos, es improbable que un cambio completo a soluciones biológicas sea
una opción inmediata, “pero estamos ansiosos por trabajar con las
empresas para desarrollar y ampliar nuestra gama. Para ello, estaremos
encantados de hablar contigo y saber a qué te enfrentas y qué es lo
que necesitas. Junto con los agricultores, estamos estableciendo la
integración de productos biológicos en las prácticas de cultivo
existentes y buscando nuevas asociaciones. Ese es el paso más grande
que daremos”, añade Martin.

Largo camino

Hay desafíos en el camino que hemos emprendido. En particular, el
registro de nuevos productos biológicos es un cuello de botella. “Es
un proceso que requiere mucho tiempo y que dificulta la introducción de
soluciones existentes que ya están disponibles para comercializar. Como
ejemplo, un proceso de registro europeo suele tardar entre siete y ocho
años”, según Martin Koppert.

Objetivos concretos

Las empresas agrícolas ahora están listas para dar el paso hacia
soluciones sostenibles, no solo porque el acceso a los pesticidas ahora
está más restringido, sino por la creciente confianza en la eficacia
de los productos biológicos. “Los agricultores pueden ver por sí
mismos que los productos biológicos son mejores y más efectivos.
Funcionan correctamente y como resultado se obtienen cultivos más sanos
y resistentes, lo que se traduce en una mayor rentabilidad. En Koppert,
queremos ayudar a los agricultores a reducir en gran medida el uso de
pesticidas químicos y fortalecer sus plantas. Las soluciones
biológicas ofrecen múltiples beneficios para alcanzar con éxito esos
objetivos”.

El objetivo concreto de Koppert es reducir en una décima parte el uso
de pesticidas químicos por parte de los clientes actuales y potenciales
para 2030. “Entre otras cosas, esto ayudará a mejorar la
biodiversidad y abordar el cambio climático. Y en este sentido, sabemos
cómo poner en práctica nuestra misión: Koppert desea contribuir a
mejorar la salud de las personas y del planeta y, en colaboración con
la naturaleza, hacer que la agricultura sea más sana, segura y
productiva. En conclusión, promovemos pequeños cambios que generan un
gran impacto”, concluye Martin Koppert.

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email