ENTREVISTA – Raquel García Andújar , técnico de KOPPERT

RAQUEL KOPPERT ABEJORROS

El frío tiene consecuencias directas en el proceso de la polinización.

Por una parte, las bajas temperaturas generan en la planta altos niveles de estrés, que se traducen en la reducción de la cantidad de polen disponible para alimentar a los polinizadores cuando visitan las flores.

Por otra parte, el frío también reduce el ritmo de trabajo de los polinizadores.
Las alteraciones provocadas por el frío en la planta y en los polinizadores hacen que la polinización en invierno no sea tan efectiva y, en definitiva, disminuye la formación de frutos.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email