Hongos y enfermedades, le quitan el protagonismo a insectos y ácaros.

hongos

Con las nuevas temperaturas y humedades dejamos atrás altos ataques de insectos o ácaros y damos paso a un desarrollo más rápido y agresivo de ciertos hongos y enfermedades, que al igual que insectos o ácaros nos pueden ocasionar muchos problemas en las explotaciones.

El mildiu en cucurbitáceas o el oídio o “ceniza”, en solanáceas son unos de los principales problemas en las explotaciones a partir de ahora, ya que las condiciones climáticas favorecen su desarrollo.

El mildiu, es uno de los hongos más agresivos que podemos tener, ya que, dándose las condiciones, en menos de 24h, puede extenderse por todas las plantas de la explotación. Este hongo es conocido como pseudeperonospora cubensis  que, como peculiaridad, necesita presencia de agua para expandirse, que a partir de ahora es normal encontrar goteo o condensación en nuestras explotaciones.

Los primeros síntomas que encontramos en el cultivo, son manchas amarillentas en el haz de la hoja, que posteriormente se comienzan a poner marrones, siempre de forma hexagonal y de dentro hacia afuera. En el envés, encontramos manchas negras y oleosas de la misma forma. Este hongo no afecta a nervios, solo afecta el interior de la hoja.

Una forma de prevenir esta enfermedad es aumentando la ventilación y evitar la condensación en el interior de la explotación.

En cuento a oídio, es otro hongo llamado leveilula taúrica que entre sus condiciones óptimas no se encuentra la presencia de agua, son humedades un poco más bajas (70% -80%), las que necesita para su óptimo desarrollo y temperaturas más suaves (20ºC-25ºC).

Sus primeros síntomas aparecen con manchas polvorientas de color gris en el envés, que serían los micelios del hongo y manchas amarillentas en el haz. Cuando el ataque es muy alto, provoca una caída de las hojas, repercutiendo así en una parada vegetativa de la planta, el ataque se mostraría así en solanáceas pero en cucurbitáceas seria al revés esas manchas polvorientas las encontraríamos en el haz de las hojas.

En cuento este hongo, ya hay muchas variedades resistentes o tolerantes, pero no en todos los casos son altas. Y la prevención en todos los materiales no está de más.

Los tratamientos anti oídio que hay en el mercado, son agresivos, por los que es aconsejable cuando se trate, intentar no mojar la planta entera, si no, tratar de media planta hacía a bajo, que será donde más concentración puede haber de este hongo. La primeras manchas se comenzarán a ver cerca de las bandas y debajo de ventilaciones cenitales, por lo que son puntos estratégicos de control.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email