Koppert recomienda iniciar ya el control preventivo de minador para evitar incidencias graves en primavera

Diglyphus isaea_Koppert Biological Systems-5

Las sueltas de parasitoides deben realizarse inmediatamente tras detectar los primeros indicios de presencia de la plaga.

La plaga del minador reaparece con fuerza en tomate, después de varios años con escasa o nula presencia en los cultivos de invernadero. El minador, también conocido como ´_submarino´_ debido a las galerías que perfora en las hojas, además se ha detectado en cultivos de calabacín, especialmente en la zona del Levante almeriense. Debido a que la presencia de la plaga del minador tiende a crecer, no se descarta que con la llegada de la primavera se convierta en una plaga difícil de controlar, no solo en tomate, sino en otros cultivos como pepino o sandía.

Para evitar una incidencia grave de minador en cuanto las temperaturas comiencen a subir, Koppert recomienda iniciar una estrategia de control biológico preventivo inmediatamente tras detectar los primeros síntomas que confirman la presencia de la plaga. Las señales más claras se observan en las hojas, que aparecen marcadas con los inconfundibles puntos blancos o negros que produce el minador al alimentarse o al hacer las puestas de huevos. La existencia de estos puntos identifica claramente la presencia del minador, ya que las galerías en las hojas también pueden confundirse con las que construye la _Tuta absoluta_.

Sueltas de avispas parásitas

Para desarrollar con éxito el control biológico de esta plaga, Koppert recomienda sueltas de la avispa parásita _Diglyphus isaea_ (Miglyphus®), [1] en combinación con placas adhesivas amarillas Horiver® [2] colocadas cerca del suelo. Estas dos acciones pueden complementarse con sueltas de _Dacnusa sibirica_, otra avispa parásita que Koppert comercializa con la marca Minusa®.

Ambas avispas parásitas se caracterizan por su gran movilidad, por lo que no es necesario hacer sueltas muy localizadas. Es suficiente con realizar sueltas en varios puntos del invernadero, ya que las avispas parásitas son capaces de recorrer distancias considerables en busca de plaga que le sirva de alimento.

Koppert recuerda que la eficacia en el control biológico está directamente relacionada con el momento de actuación. Es muy importante tomar siempre las decisiones con el respaldo de un asesoramiento técnico cualificado.

 

La avispa parásita Diglyphus isaea es un enemigo natural del minador.

 

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email