La climatología, el principal competidor de la agricultura almeriense.

092d1149-20c0-4987-882a-ee3536f26a36

Un año más, vemos como la bajada de las temperaturas, son las encargadas de regular, producción y cotización en todo el catálogo de productos hortícolas de nuestra provincia.

Con el descenso de las temperaturas de esta última semana hemos visto como toda nuestra producción se ha visto afectada tanto en los procesos de engorde y desarrollo de nuevos frutos, como en la ralentización de la maduración.

Las temperaturas una vez más, repercuten en nuestro cultivo de una forma directa, como anteriormente hemos comentado todos los cultivos tienen unas temperaturas optimas, que son aquellas, en las que se desarrolla con normalidad. Junto con un buen funcionamiento de todos los procesos fisiológicos, ya que al no sufrir estrés no tiene que desviar energía para cubrir esas necesidades, no obstante, no quiere decir que por encima o por debajo de esos óptimos, el cultivo no produzca, pero si repercute en la calidad de sus frutos y la duración de ciertos procesos.

En el caso de las bajas temperaturas, el metabolismo de nuestro cultivo se encuentra menos activo ya que el tiempo de exposición a temperaturas en las que el cultivo puede funcionar con cierta normalidad, es muy reducido, de igual modo, también debe paliar efectos y momentos de estrés producidos por frio, repercutiendo así en; mal formaciones, abortos o elongación en el tiempo del resto de procesos.

Este aumento de tiempo en estos procesos a afectado de forma brusca en la recolección en kg/m por semana de nuestras explotaciones, que en muchos cultivos ha llegado a ser la mitad respecto la semana anterior, pero de una forma directa también ha afectado la cotización del mismo, respecto esa misma semana, duplicando así su valor en algunos de los productos.

Esto nos lleva a pensar que de una forma u otra que nuestro principal competidor, somos nosotros mismos, dado que nuestra producción es directamente proporcional a la climatología predominante durante cada época del año, ya que este año, por ejemplo, la precocidad de la recolección o la rápida maduración en muchos cultivos ha producido un solape entre productos con trasplantes muy distantes en el tiempo.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email