‘La subida de los insumos lastra al productor’

1598971844313

 ”La reacción de los mercados a la subida de insumos está siendo bastante mala”

Redacción:  Miguel Ángel Santiago

 En poco más de un año, las materias primas desbocan el precio de los alimentos. Circunstancias como la pandemia, la crisis de la energía y la incertidumbre climática enturbian las dudas sobre la recuperación comercial para este 2022

La preocupación por las consecuencias negativas para el sector que tendrá la nueva Política Agraria Común (PAC), junto con la fiscalidad que se les impone, además del incremento que tienen que soportar en los costes de producción, empezando por las subidas de la electricidad. Los agricultores reclaman precios justos en sucesivas manifestaciones a lo largo y ancho del país.

Los altos costes de producción y la fiscalidad que afecta a los agricultores y ganaderos hacen que reclaman un reparto más justo del valor de los alimentos en la cadena alimentaria, acabar con la venta a pérdidas y el uso de los productos agrarios como reclamo en los puntos de venta a los consumidores, la condonación de impuestos directos y los cánones de riego o rebajas del IVA, junto al adelanto de las subvenciones y la creación de líneas ayudas, ágiles y directas.

Hablamos mucho de la subida de los insumos. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de insumos? Antonio Navarro, presidente de ASAJA Almería arroja luz sobre este concepto: “Un insumo es todo aquel gasto que tenemos los agricultores a la hora de hacer una plantación en la explotación agraria. Todo lo que conlleva mano de obra, fertilizantes, energías, plástico, semillas, etc”.

Por su parte, Andrés Góngora, secretario provincial de COAG Almería lo define así: “Al final, un insumo agrario es todo aquello que se consume dentro de una explotación para poder sacar adelante una cosecha o un cultivo, del mismo modo que en ganadería sería todo aquello que se utiliza para sacar adelante una producción ganadera”. Góngora puntualiza que “se tiende a pensar, normalmente, que los insumos son los fertilizantes o poco más, pero realmente es todo aquello que se consume empezando por el agua, fitosanitarios, plásticos”.

En AgroRadio queremos ser más concisos y les pedimos que nos den un porcentaje exacto de la subida de los insumos. Así responden en ASAJA Almería: “En fertilizantes un 64 % más, en energía un 200 % más, en transporte un 31 % más, en plástico un 35% más y en mano de obra un 25% más”. Asimismo, en COAG Almería detalla que “la subida se está centrando en aquellos productos que tenemos una alta dependencia como es el caso de la energía o el caso de los fertilizantes”.

Pero… ¿A qué se debe esta subida? Según nos dice Andrés Góngora, “desgraciadamente esto no tiene pinta de mejorar y estamos viendo cómo se puede disminuir estos costes de producción derivados de los insumos”. ¿Y cuáles serían las posibles soluciones ante esta problemática? Góngora cree que “es necesario que la Administración debe sacar adelante algunas medidas fiscales para poder aliviar esta situación como la revisión del IVA o el tema de los módulos, pero a largo plazo hay que plantearse la dependencia energética para la comunidad regantes y las plantas de celada desaladoras tienen que cambiar tenemos que ser capaces de aprovechar la energía solar”. ASAJA, por su parte, indica a este medio que están pidiendo “una tarifa especial agraria eléctrica, un IVA reducido, compensatorio y medidas fiscales”.

Dejamos a un lado las organizaciones agrarias y nos vamos directos a las profesionales agroalimentarias de Almería, Huelva, Málaga y Granada. La pregunta es sencilla: ¿Cómo están reaccionando los mercados ante la subida de insumos? Responde Luis Miguel Fernández, gerente de COEXPHAL en Almería: “Es verdad que tenemos costes que nos han subido muchísimo y que nos está perjudicando los resultados”. Matiza que “incluso en los almacenes que nos ha subido los cartones que nos ha subido más del 25% del coste respecto al año pasado y sobre todo el coste de la energía”. Además, Fernández reflexiona que “tendríamos que tener una cadena de normas suficientes, una estructura de la cadena alimentaria mucho más eficiente… Y en este sentido la ley de la cadena para mí, es una opinión personal y que compartimos muchos profesionales del sector, no garantiza que se proteja el eslabón más débil que en este caso es el agricultor, sino que también puede perjudicar a la empresa productora”.

Por su parte, Rafael Domínguez, gerente de Freshuelva, comenta a este medio que “los mercados representan el precio del año pasado por estas fechas con lo cual la reacción en los mercados completamente no existe porque son los mismos precios que teníamos antes”.

Carlos Cintas de la profesional de Málaga opina lo siguiente sobre la reacción de los mercados: ” La reacción de los mercados a la subida de insumos está siendo bastante mala, con lo cual se está traduciendo en una pérdida de renta de todos los nuestros”.

Gustavo Ródenas de la profesional de Granada dice lo siguiente: “La subida de insumos está produciendo un incremento en los precios de los productos en el mercado final. Es decir, los consumidores están pagando mucho más por los productos que producimos desde el campo. Pero es verdad que esa subida no está llegando a los agricultores. Una vez más, nuestra distribución está aplicando subidas por un motivo que está justificado como la subida de los insumos, pero no está trasladando en la misma medida esta subida a las compras que hacen a nuestros agricultores”.

Tras todo lo expuesto sobre los insumos y la reacción de los mercados, ahora la duda que nos urge es saber si estos están dispuestos a cubrir la subida de los insumos. Las profesionales lo tienen claro. En Almería: “Los mercados sí creo que están dispuestos a pagar porque cuentan con Almería y saben que una producción tan segura como la que tenemos aquí en los meses de otoño e invierno no la hay en el resto del mundo. Por lo tanto, nos necesitan. Y si nos necesitan yo creo que deberían pagar lo que vale producir”.

La de Huelva entiende que no: “No están dispuestos a cubrir la subida de los insumos”. La de Málaga responde que “si estos mercados están dispuestos a subir el coste de los insumos, cabe decir que debido a la competencia que estamos sufriendo de países terceros no se está haciendo posible repercutir esta subida”. Lo cual, concluye, “nos está acarreando una pérdida de nuestros agricultores y ganaderos”.

Finalmente, la profesional de Granada comenta que en ese sentido “podemos afirmar claramente que los mercados de destino no están dispuestos a asumir la subida de costes de producción y nos están repercutiendo en el coste final:  por un lado, al consumidor y, por otro, en la compra hacia los productores en este caso hacia las cooperativas”.

Así pues, en vista a todo lo que se ha hablado respecto a los insumos y su constante subida desorbitada, la viabilidad del sector está en serias dudas de poder seguir produciendo alimentos saludables. Sin viabilidad, no hay futuro y las nuevas generaciones se verán abocadas a un futuro de incertidumbre y los políticos de Europa siguen haciendo oídos sordos a sus agricultores.

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email