Masiá Ciscar crea el certificado de calidad SBSP para garantizar la sostenibilidad de sus frutos rojos

masia ciscar-koppert

La empresa onubense Masiá Ciscar ha desarrollado su propio certificado
de calidad con el objetivo de garantizar la sostenibilidad ambiental y
social de su producción propia de frutos rojos. El certificado,
denominado “_Sustainable Berries from Safe Production_” (SBSP), ya
se encuentra en uso tras haber sido validado por una auditora
independiente.

La producción de frutos rojos al amparo de la certificación de calidad
SBSP se sustenta en un Plan Técnico de Gestión Integrada de Plagas,
desarrollado de forma específica por Masiá Ciscar para el cultivo de
fresas, frambuesas, moras y arándanos bajo plástico. La puesta a punto
de este plan técnico ha requerido más de dos años y medio de trabajo
y ha contado con el apoyo de Koppert España, empresa líder en control
biológico de plagas y enfermedades.

“Nuestro Plan Técnico de Gestión Integrado de Plagas, desarrollado
específicamente para la certificación de calidad SBSP, aborda por
primera vez con un enfoque innovador e integral la producción
sostenible de frutos rojos y ofrece la máxima calidad de fruta con el
máximo respeto al medio ambiente. Al mismo tiempo, nuestro certificado
incorpora la medición de nuestras estrategias para reducir la huella de
carbono y la huella hídrica en línea con los Objetivos de Desarrollo
Sostenible (ODS) de la ONU”, explica Enrique Masiá, director de
Masiá Ciscar.

Control biológico

La certificación SBSP prioriza los métodos de control biológico de
plagas, mediante insectos y microorganismos beneficiosos, sobre los
métodos convencionales que emplean pesticidas químicos. Para
conseguirlo, el Plan Técnico de Gestión Integrada que ha desarrollado
Masiá Ciscar establece una serie de pautas preventivas que permiten
hacer un seguimiento permanente del estado del cultivo, con el objetivo
de identificar con suficiente anticipación las potenciales plagas y
enfermedades que están presentes en cada finca. La toma de decisiones
en la que se basa el control biológico de plagas se apoya en el uso de
un software específico, vinculado a sondas de humedad y temperatura,
junto con un sistema de trampas y cámaras de vigilancia que permite
contar de forma automática el nivel de capturas de cada plaga.

Uno de los aspectos más innovadores del certificado SBSP es que solo se
pueden utilizar los plantones que son capaces de aumentar la tolerancia
natural de las plantas a las plagas y enfermedades. La selección del
material vegetal ha sido posible gracias a que Masiá Ciscar dispone de
estudios propios de sensibilidad de diferentes variedades de fresa y
berries frente a las principales enfermedades, en especial las causadas
por hongos de suelo. En este sentido, el certificado SBSP contempla la
introducción de microorganismos beneficiosos, como hongos y bacterias,
que además sirven para mejorar la biodiversidad de los suelos y su
fertilidad.

La firme apuesta por el control biológico de plagas se refuerza con la
puesta en marcha de un programa de formación dirigido a técnicos de
campo y a operarios en finca y con el uso de reservorios naturales para
fomentar la presencia continuada de enemigos naturales durante todo el
ciclo de cultivo. Además, es obligatoria la introducción de colmenas
de abejorros para optimizar de forma natural el cuaje de los frutos.

“El uso del control biológico de plagas permite obtener frutos sanos
y seguros, acordes con los requisitos de calidad más exigentes del
mercado europeo. En la práctica, la certificación de calidad SBSP es
un importante aval comercial para diferenciar en el mercado la calidad
de los frutos rojos producidos bajo sus estándares”, asegura Carlos
Masiá, Director de Marketing de Masiá Ciscar. En principio, la
certificación SBSP solo va a ser utilizada por Masiá Ciscar, aunque no
se descarta que otras empresas puedan certificar sus producciones de
frutos rojos bajo este innovador sello.

Digitalización del riego y el abonado

La gestión del agua y el aporte de abonos y fertilizantes se gestiona
mediante un sistema completamente digitalizado. Así se consigue
aumentar la eficacia del riego y reducir el consumo de agua, a la vez
que se facilita la teledetección precoz de averías. Además, el
certificado SBSP exige que el riego se realice solo con aguas
procedentes de pozos legales. En general, mediante el uso de modernas
sondas, se maximiza la eficiencia en el uso de agua de riego y se
minimiza la huella de nitratos en suelo. Todo esto refuerza los
requisitos sobre gestión sostenible del agua de riego que ya se estaban
cumpliendo al amparo del módulo Spring de GLOBALG.A.P.

El certificado de calidad SBSP también establece una serie de pautas
para garantizar la protección social de los trabajadores. En el caso de
la mano de obra temporera contratada en origen, se facilita el acceso a
una vivienda digna y la empresa dispone de mediadores sociales para
fomentar la integración de los trabajadores extranjeros, así como el
acceso a los servicios básicos y a una oferta de actividades de ocio.
Además, hay un completo programa interno de formación para conseguir
la cualificación necesaria en cada puesto de trabajo y favorecer una
mayor integración dentro de la empresa.

En definitiva, la certificación de calidad SBSP demuestra que la
producción de frutos rojos en Huelva ya está lista para cumplir los
objetivos estratégicos de la Unión Europea, definidos en el Plan Verde
Europeo y en la estrategia del Campo a la Mesa. La certificación de
calidad SBSP convierte a Huelva en un proveedor confiable y sostenible
de frutos rojos con destino a los mercados internacionales.

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email