AGRO REPORTAJE #7 | «El proyecto RECICLAND»

AGRO REPORTAJE #7 (WEB)

 

La horticultura protegida es un sistema de producción de enormes ventajas en cuanto a calidad, producción y sanidad de productos hortícolas. Este sistema no deja de crecer en nuestra provincia y supone una importante actividad económica y social para la Comunidad Andaluza. Sin embargo, este crecimiento de la superficie ha provocado que el volumen de residuos agrarios no haya dejado de crecer y, por consiguiente, diversificarse.

El problema de los residuos agrarios deriva principalmente de su estacionalidad, puesto que en determinados momentos se genera una gran producción y, por consiguiente, un elevado número de residuos, que condicionan su recogida y almacenamiento, o lo que es lo mismo, su gestión.

La gestión de residuos supone una complicación para el agricultor de pequeñas explotaciones, debido a su heterogeneidad y a las normas específicas que regulan cada uno de ellos. Por tanto, es necesario desarrollar estrategias específicas que permitan establecer procedimientos claros y sencillos para su correcta gestión, y que además permitan su valorización considerando su entrada en una bioeconomía circular.

En este contexto, se ha puesto en marcha el proyecto de trasferencia de tecnología RECICLAND a iniciativa de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, y gestionado través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa). El objetivo general de este proyecto es trasferir mediante actividades formativas y demostrativas aquellas prácticas agrícolas que vayan en consonancia con la reutilización o reciclado de materiales generados en los cultivos de invernadero de ambiente Mediterráneo.

 

Escuchamos la presentación del proyecto y a la consejera de agricultura, ganadería, pesca y desarrollo sostenible, Carmen Crespo:

 

El proyecto cuenta con una planta piloto de reciclaje, de 7.500m² de superficie, ubicada en el Centro Ifapa La Mojonera (Almería). En este espacio se ha diseñado diferentes áreas para el desarrollo de las actividades: una planta de compostaje, una estación de clasificación y reducción de residuos no orgánicos, y un área de biodiversidad y reutilización de restos agrarios. Se cuenta también con cuatro invernaderos experimentales con sistemas de monitorización de clima y suelo, que permitirán definir los resultados derivados de las prácticas de gestión.

Las líneas de trabajo que se contemplan en el proyecto son varias, como la gestión y reciclado de los diferentes tipos de plásticos usados; la gestión de los residuos vegetales, bien para su valorización como productos del compostaje o para su incorporación al suelo de la propia explotación, así como la mejora del control biológico y la biodiversidad.

Las actividades de trasferencia van dirigidas principalmente a todos los agentes de la cadena de valor hortícola, y también a la propia sociedad, para concienciar de que la gestión de los restos agrarios debe contemplarse desde una perspectiva de bioeconomía circular.

«En estos momentos Europa ha optado por la estrategia ‘De la Granja a la Mesa’, donde Andalucía parte de un buen listón, ya que el 20% de su agro es ecológico. Algo importantísimo para seguir en la línea de la sostenibilidad de un sector que es fundamental para el futuro. Los consumidores quieren cada vez productos más saludables y sostenibles, algo en lo que hay que seguir trabajando y Europa debe reconocerlo. Para el futuro, a través de esa Ley de Economía Circular se va a poder identificar los residuos, su vida, los subproductos y en qué se pueden emplear. Un residuo que en principio podría ser un problema se transforme en una oportunidad», ha explicado la consejera, que ha puesto de manifiesto y como ejemplo el proyecto Reinwaste, el Compromiso Blanco y ahora también en esta gran iniciativa como es Recicland.

32 investigadores se incorporarán al Ifapa trabajarán para que se haga un compost directamente en invernadero y que este posteriormente permita un control de plagas. Eso es lo que busca Recicland.

“Por otro lado está el problema de la rafia, y hay que buscar que se pueda reciclar y esperemos que pronto se consiga”. Aquí es donde Recicland, gracias al Ifapa, genera una oportunidad de mercado para pequeñas y medianas empresas que podrán aprovecharlo dentro de un contexto sostenible.

En este marco aparece el proyecto Reinwaste, que Bajo el lema “evitar la eliminación de residuos es más sostenible y menos costoso”, está enfocado al fomento de la economía circular de la industria agroalimentaria en las regiones MED. Pretende aportar una contribución concreta a la reducción de residuos inorgánicos, favoreciendo la adopción de conceptos innovadores más sostenibles por parte de la agricultura y la industria alimentaria, con especial atención en las PYMEs.

Este proyecto, de ámbito internacional, está integrado en el PROGRAMA MED, que tiene como prioridades:

  • Promover las capacidades de innovación de las regiones MED para un crecimiento inteligente y sostenible.
  • Favorecer las estrategias de baja emisión de carbono y la eficiencia energética en los territorios MED: ciudades, islas y espacios aislados.
  • Proteger y promover los recursos naturales y culturales del Mediterráneo
  • Reforzar la gobernanza mediterránea

Compromiso Blanco

Por otra parte,

El objetivo de ‘Compromiso Blanco’ es el cumplimiento de las obligaciones legales que corresponden a cada parte y, además, optimizar los recursos humanos y técnicos disponibles.

La campaña se divide en una primera fase de identificación a ejecutar por los ayuntamientos, con visitas de campo para recopilar información, que luego remiten a la delegación territorial, e informar a los titulares de las explotaciones de sus obligaciones como productor de residuos y las distintas opciones para su gestión. En la segunda fase de inspección, a ejecutar por las delegaciones territoriales, se analiza la información recibida y se priorizan actuaciones de inspección en base a un análisis de riesgos y si se evidencian hechos sancionables, se abre el correspondiente expediente.

La Consejería está ultimando una campaña para informar y concienciar sobre las ventajas de una correcta gestión de los residuos agrícolas bajo el lema Yo cultivo bajo plástico, yo reciclo el plástico. La escuchamos:

 

 

 

En definitiva, en los últimos años se ha evidenciado un creciente interés por la sostenibilidad de nuestro campo. Y es que, en nuestra comunidad, es el campo quien nos da la vida. Quien genera nuestra riqueza, pues Almería no sería nada sin el campo. Tras mucho tiempo en la oscuridad del cajón de la administración, parece que ahora se han dado cuenta de lo importante que es el Mar de Plástico para Andalucía, España y Europa en general. Proyectos como Recicland, Reinwaste, Hypatia o Compromiso Blanco, ayudarán a hacer una mejor gestión de nuestros residuos, pero no por ello debemos relajarnos. Es solo el empujón que necesitamos para continuar luchando por nuestra tierra. Porque ya es hora de agradecerle al campo todo lo que nos ha dado.

 

 

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email