Cuando lo vemos, puede ser tarde

bacterias

Como bien sabemos en la agricultura tenemos infinidad de microorganismos como pueden ser bacterias, hongos o nematodos que no vemos a simple vista hasta que vemos aparecer sus daños. No en todos los casos este tipo de microorganismos son perjudiciales para nuestro cultivo si no al revés en muchos de los casos están presentes en muchos procesos muy beneficiosos para nuestro cultivo y un buen equilibrio de los mismos nos ayudara a combatir aquellos que nos producen daños ya que como todo ser, luchan por un espacio determinado y estos daños se verán mas o menos dependiendo del equilibrio que tengamos de ambos.

Por lo que es muy necesario el cuidado de nuestro suelo, dándole la labores necesarias y la introducción de materia orgánica de forma periódica son acciones muy importantes que en muchos casos se descuidan.

Centrándonos en estos microorganismos y mas concretamente en aquellos que son perjudiciales para nuestro cultivo hablaremos de una bacteria poco conocida y a la vez poco común que por su peculiaridad seria conveniente conocer , esta bacteria seria clavibacter michiganensis subsp.

Esta bacteria como se comentaba anteriormente es necesario conocerla por el grado de agresividad y propagación que tiene ya que en el caso hipoteco de tener esta bacteria en nuestro cultivo se debería de poner en cuarentena causando así perdidas muy elevadas en la explotación y no solo ese año si no dos o tres mas.

Esta bacteria como todas las demás con condiciones de humedad alta y temperaturas medias se propaga fácilmente, pero por el daño que produce si nos entrara en la explotación según el desarrollo del cultivo deberíamos destruir la plantación de toda la parcela si son plantas jóvenes o la parte afectada y una gran zona que delimite ese primer foco sin son plantas viejas.

Esta bacteria tiene varios puntos de entrada como pueden ser a por heridas que le hacemos a la planta, por el propio riego o por la semilla. También aguanta un periodo de unos 3-4 días en restos de poda por lo que pasarlo a otra parcela es bastante fácil , al pisar esos restos las herramientas que se han utilizado o el mismo agua de riego cuando por ejemplo si la explotación esta en pendiente ese agua que puede ser arrastrada por el efecto de la gravedad también la puede transmitir.

Por lo que una desinfección de herramientas, zapatos o incluso ropa de trabajo son algunas medidas que nos podrían ayudar para frenar su transmisión.

Si nos llegara a entrar no podríamos volver a trasplantar hasta haber demostrado que se ha realizado una eliminación de la misma mediante o bien solarización, desinfección química o biosolarización llegando a capas un poco mas profundas pero un así no se recomendaría volver a trasplantar solanáceas en un periodo de entorno 2-3 años para evitar su propagación y a la vez mas perdidas al agricultor.

Los daños que provoca esta bacteria son, aparecen en las hojas decoloraciones de un verde mas opaco que se va aclarando hasta coger un color marrón claro que se extiende por toda la planta dándole un efecto de quemadas o llegar a un marchitamiento total, no deja de ser una enfermedad internervial por lo que sus daños no aparecen rápido y cuando nos llegamos a dar cuenta puede ser tarde ya que como hemos comentado da la apariencia de que como si se hubiera quemado por algunas circunstancias , en las primeras fases del daño.

Alguna recomendación para paliar o reducir la agresividad de la misma seria una buena nutrición en el cultivo y la activación de SAR o rutas de defensa de la planta que lo que harán será hacer un cultivo mas resistente ha ciertas adversidades como puede ser clavibacter michiganensis subsp.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email