¿Gastamos más o menos agua de la que regeneran nuestros acuíferos?

590DE7BA-ABE5-4A98-9442-6DFE78E4A44F

Durante los meses de verano, hemos visto cómo muchas zonas de nuestra provincia, se han visto afectadas por la escasez de agua, como ha sido el caso de Adra o Níjar, donde durante aproximadamente dos meses han estado sufriendo estos problemas.

En cierto modo, hablar de escasez de agua en una semana que ha estado marcada por la presencia de lluvias, es incoherente, pero del mismo modo, es el momento idóneo para comentar este tema que tantos problemas ha ocasionado meses atrás.

Ya que ahora, que de algún modo, el gasto de agua se disminuye de una forma drástica, es el momento de intentar buscar soluciones a esos problemas, cada vez más repetitivos y es que la pluviometría media anual cada año es menor o nos movemos por unos valores inferiores al gasto.

Con esto no quiere decir que la agricultura almeriense no haga un uso eficiente de este bien, ya que está más que demostrado que es la agricultura capaz de producir más con la menor cantidad de agua, por ejemplo, una misma superficie urbanística habitada, consume entorno un 20% más que una agrícola.

No obstante, el año pasado llovió en la provincia 22 días en los que cayeron entorno unos 228mm, agua la cual no es ni absorbida ni recogida en su totalidad, bien sea para regeneración de acuíferos o embalses.

Ya que, por ejemplo, gran parte de esta agua no se filtra y parte de la que se filtra tampoco llega a zonas donde puede conservarse ya que las diferentes capas del suelo también la desvían.

Con estos datos, una hectárea de invernadero consume de media en un año, entorno unos 4,5 millones de litros, que serían, unos 450 litros por metro cuadrado, si lo multiplicamos por la superficie de invernadero supondría un total de 162000 millones de litros. Una cantidad espeluznante para la pluviometría media que anteriormente mencionábamos.

Es cierto, que en la provincia se cuentan con reservas naturales de agua que durante muchos años se han ido llenando, pero estamos llegando a un punto en el que estas reservas se están agotando o salinizando debido a la sobreexplotación en algunos casos, dado que el gasto anual que se produce, ya no por parte de la agricultura, si no por todas las actividades de la provincia, es mayor a la posible regeneración.

También se pierde mucha agua por falta de inversión, ya que como durante esta semana millones de litros han llegado al mar, que de otro modo si hubiese embalses distribuidos a lo largo de la provincia que recogiese ese agua para poder ser usada en épocas en la que escasea, se solucionarían muchos problemas, pero de algún modo se le da prioridad a agua procedentes de desaladoras que la de lluvia, siendo mucho más barata y de mayor calidad.

Comparte este Artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email