La economía circular y las aguas residuales de las depuradoras

Insta-EconomiaCircular-1080x675

Los avances tecnológicos en el tratamiento de aguas residuales urbanas pueden transformar las depuradoras en auténticas biofactorias capaces de generar una importante diversidad de recursos, materias primas y energía.

En 2018 España fue multada por la Unión Europea por la falta de depuración en aguas residuales en  nueve poblaciones. La sanción fue de 62,9 millones de euros. Solo dos han conseguido la instalación de sus depuradoras. En este año la comisión Europea ha llevado a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por incumplir, de nuevo, el tratamiento de aguas residuales en 133 poblaciones. El reciente plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización (Plan Dsear) reconoce que más de 500 aglomeraciones urbanas todavía “no cumplen todas las condiciones de recogida y tratamiento exigidas por la directiva europea”

¿Qué subproductos pueden ofrecer las 2232 estaciones depuradoras de aguas residuales que existen en España? Sorprende la gran cantidad de recursos que se pueden obtener de los residuos que generan los ciudadanos y una parte del comercio y la industria.

Las nuevas tecnologías permiten que esas aguas ya tratadas se reutilicen en agricultura y la industria. Regar campos de golf, jardines, limpiar calles, recargar acuíferos para evitar las intrusiones salinas del agua del mar. Hay lugares de Australia que destinan esa aguas regeneradas para consumo humano. En España está prohibido su uso.

Los expertos informan que en nuestro país reutilizamos menos del 10% de las aguas depuradas. Las estimaciones plasmadas en un informe de la Unión Europea, indican que el 20% de la demanda de riego en España podrían ser aportadas por las aguas residuales, hasta 2000 hm³ por año podrían atender las demandas agrícolas con un coste inferior a 0,5 euros por metro cúbico.

De los fangos y lodos generados por las depuradoras se pueden extraer nutrientes como fósforo para fertilización de los cultivos, biogas para alimentar la propia planta, metano para inyectar a la red de gas o para vehículos. Como ejemplo de estas posibilidades se pueden citar la biofactoría Sur de Granada, de la que el agua que depura es reutilizada para riego y los lodos son transformados en abono y es autosuficiente energéticamente

En los avances tecnológicos evocados intervienen numerosos microorganismos.

Julio C. Tello Marquina
Profesor Emérito
Universidad de Almería

Comparte este Artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email